nombre a tu empresa

5 consejos básicos para ponerle nombre a tu empresa

Antes de acudir a los generadores de nombres o a cualquier herramienta que nos proporcione un nombre para nuestra empresa, es necesario conocer las 5 leyes fundamentales para un nombre. Si no sabemos qué requisitos debe reunir un buen nombre, de poco nos servirá usar un generador de nombre. Así que, aquí tenéis 5 consejos básicos para denominar una empresa.

1.- Expresa emociones

Entended que los nombres de empresas deben hacer alusión a una emoción o sentimiento; no nos interesan los nombres vacíos de significado. Intentad encontrar un nombre que transmita “cosas” al cliente, de modo que le motive escucharlo o le sea mucho más sencillo memorizarlo.

Por ejemplo, Amazon viene del río Amazonas, el río más grande del mundo. Se recurrió a este nombre porque era una empresa que vendía libros y quería crear la librería más grande del mundo.

2.- Brainstorming

No escojáis un nombre sin haber hecho un brainstorming previo. Sí, es posible que encontréis un buenísimo nombre sin practicar brainstorming, pero dadle una oportunidad porque os sorprenderá los resultados que ofrece esta práctica. No cuesta nada y no es nada tedioso, simplemente es una lluvia de ideas: escribir todo lo que se pase por la cabeza.

3.- Hazlo simple y corto

Los nombres con más ganchos del mundo suelen ser cortos, simples y con un gran significado en su interior. Siempre se recomienda que sea corto y simple por varios motivos, en los que se encuentra la facilidad para memorizar, pronunciar y para tareas relativas a internet, como es la búsqueda de un dominio y los requisitos de posicionamiento.

4.- Claro

Haciendo referencia al punto anterior, hay que añadir claridad al nombre: no queremos significados ambiguos u oscuros que impidan conocer el mensaje del nombre. Parece una tontería, pero, en el caso de los nombres, “menos, es más”. Así que, no ricéis el rizo más de lo habitual porque sólo os provocará problemas.

5.- Pruébalo

Esta es la fase final de toda elección de nombre y de la que muchas personas se olvidan. Cuando hemos elegido el nombre que queremos, es necesario que lo probemos con las personas; a poder ser, que sean personas que no conozcamos. De esta manera, sabremos si es pronunciable o no, si la gente conoce su significado fácilmente, o si conseguimos que sea fácil de memorizar.

Así que, siempre, debemos someterlo a prueba.